domingo, 16 de octubre de 2011

Muerte a la mexicana

En el predio donde se aloja el centro de prensa, también se desarrolló una particular exposición del negocio funerario.


El carruaje negro ubicado en el lobby
GUADALAJARA.- El centro de prensa de los Panamericanos se ubica en la gigantesca Expo Guadalajara. Y dentro de ella se suceden distintas convenciones. Ayer terminó la Expo Funerario 2011, cuya carta de presentación es un ataúd dentro de un carruaje negro en tamaño real, ubicado en el lobby. México tiene una veneración especial con la muerte. 
Se manifiesta, por ejemplo, en el Día de Muertos, la celebración que se realiza los 2 de noviembre y que honra a sus difuntos; comienza el 1° y coincide con las celebraciones católicas del Día de los Fieles Difuntos y Todos los Santos. Desde la pintura, el gran Diego Rivera alumbró el famoso mural "Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central", en donde se distingue el personaje del esqueleto disfrazado de mujer. "A todos nos da miedo la muerte, pero lo que hacemos en México es facilitar el acceso a ella. Que no sea necesariamente un dolor, sino aligerarla, que represente un alivio", dice Teresa Rodríguez, organizadora de la Expo Funerario. 

Para quien se apasionó con la serie norteamericana Six Feet Under (Dos metros bajo tierra), la exposición es un recorrido fantástico con todos los elementos de esta industria. Aparece "El Guardián de los Muertos" como el protector de los emprendedores de este rubro, desde directores de funerarias hasta maquillistas, tanatólogos, cremadores y fabricantes de ataúdes. "A veces nos nombran como buitres o coyotes, pero aceptamos la crítica de quienes dicen que lucramos con el dolor ajeno. Nuestra profesión nos hace fuertes y a la vez sensibles. Si los funerarios contáramos todo lo que nos tocó vivir.", se lee en un afiche de la revista oficial de El Guardián de los Muertos. Ayer se realizaron dos conferencias: "Embalsamar y sus tendencias, seguridad y ventajas" y "El buen morir, la tanatología como marketing funerario". En los pasillos de la exposición se observan urnas de madera, coches funerarios, hornos crematorios, velas, crucifijos y ataúdes de todos los tamaños y materiales, hasta los ecológicos. También imágenes desde un plasma sobre la reconstrucción facial de una recién fallecida, no aptas para impresionables. Rebeca Fajardo realiza ese tipo de trabajos: "Hay que tener vocación de servicio y una actitud positiva para sacar adelante esta tarea y presentarle el cuerpo a la familia de la mejor manera. El fallecido queda como si se hubiese quedado plácidamente dormido y con diez años menos", se enorgullece la licenciada. Y por allí, como un culto prohibido para la iglesia católica, surge Santa Muerte, una figura que aquí recibe tantas peticiones de amor como malintencionadas. 

Por Gastón Saiz / Enviado especial. 
Fuente: http://www.canchallena.com/1413984-muerte-a-la-mexicana

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Traductor - Translate

Notas del Museo Funerario